Cargando...

Mezcla estos 3 ingredientes para aliviar el dolor en minutos y quedará sorprendido

Cargando...

Los dolores y molestias de la vida diaria por lo general nos hacen abrir los frascos de pastillas. Los analgésicos de venta libre son baratos, abundantes y ampliamente considerados seguros.

Sin embargo, existen riesgos definidos para medicamentos como el paracetamol, el ibuprofeno, la aspirina y el naproxeno.

El uso regular de analgésicos de venta libre puede causar algunos problemas de salud graves. El acetaminofeno se ha convertido en la principal causa de insuficiencia hepática en los Estados Unidos. Y dado que el paracetamol está incluido en todo tipo de diferentes medicamentos, es fácil para las personas perder la noción de cuánto han tomado. Es clasificado como analgésico leve (analgésico), algunos en el campo farmacéutico sugieren que si el acetaminofeno se hubiera desarrollado hoy en día, estaría mucho más regulado.

El ibuprofeno y el naproxeno pertenecen a una categoría de medicamentos llamados AINE (antiinflamatorios no esteroides). Como su nombre lo indica, alivian el dolor al reducir la inflamación. El uso prolongado de AINE se ha relacionado con complicaciones cardíacas graves, derrames cerebrales, sangrado estomacal y úlceras.

La aspirina ha existido por más tiempo, desde 1853, y los profesionales médicos siempre han sabido que conlleva un riesgo de hemorragia interna. Sin embargo, durante muchos años, se ha recomendado una dosis diaria de aspirina a personas mayores de 50 años para reducir el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. La nueva evidencia sugiere que la aspirina no ayuda a las personas que aún no han tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral para evitar uno, pero si aumenta la incidencia de sangrado en el cerebro y el tracto gastrointestinal.

Otro problema con el consumo regular de estos medicamentos para el dolor es que se vuelven menos efectivos entre más los tomas. Y es por eso que las personas toman sobredosis accidentalmente, se olvidan de cuánto han tomado porque no sienten alivio. Estos medicamentos son adecuados para un dolor ocasional, pero pueden volverse peligrosos para el dolor crónico.

Es por eso que vamos a discutir una alternativa natural que puede reducir la inflamación y aliviar el dolor sin ningún efecto secundario peligroso. Es fácil de hacer, almacenar y usar. Y como se aplica tópicamente, va directamente al área afectada. Hay tres ingredientes: aceite de oliva extra virgen, aceite esencial de romero y sal del Himalaya (o sal de Epsom si no puedes encontrar la del Himalaya). Antes de darte la receta, vamos a examinar cada uno de los ingredientes individualmente.

Aceite de oliva extra virgen
Sabemos desde hace tiempo que el aceite de oliva funciona como un antiinflamatorio natural, pero los investigadores solo han identificado la enzima responsable. Llamada oleocantal, esta sustancia funciona de manera muy similar a los AINE, pero sin los problemas de sangrado.

Cargando...

Curiosamente, los investigadores solo comenzaron a analizar las propiedades antiinflamatorias del aceite de oliva después de que notaron que el aceite de oliva extra virgen puede irritar la parte posterior de la garganta cuando la gente lo consume. Los AINE también lo hacen. Los investigadores pudieron aislar la enzima responsable de esta reacción y descubrir que es capaz de inhibir la actividad inflamatoria de Cox-1 y Cox-2 de la misma manera que los medicamentos antiinflamatorios. La capacidad de disminuir esta actividad detiene a los mensajeros químicos que crean dolor e inflamación.

Aceite esencial de romero
El romero se ha estudiado recientemente por sus efectos sobre el dolor y la inflamación. Los resultados indican que, ya sea inhalado o absorbido por la piel, el romero puede ayudar de ambas formas. El romero parece ser especialmente bueno para reducir el dolor muscular, por lo que puedes agregarlo a tu baño o humidificador después de hacer ejercicio para una recuperación más cómoda.

Un investigación realizada en ratones en 2015 determinó que los ratones tardaron más en responder a los estímulos dolorosos cuando fueron tratados con aceite de romero. Se necesitan más investigaciones para determinar el mecanismo exacto, pero está claro que el romero puede ser un complemento eficaz para un régimen de alivio del dolor, ya sea completamente natural o en combinación con analgésicos de venta libre. La investigación determinó que el romero no reacciona negativamente con los AINE.

Sal marina del Himalaya
Esta sal exótica es antigua, ya que existió en el mar primordial que una vez fluyó donde ahora están las montañas del Himalaya, en la unión de las placas tectónicas de Eurasia e India. Cuando las placas golpearon y empujaron hacia arriba para formar la cordillera que conocemos hoy en día, el mar se evaporó y dejó atrás minerales cristalizados que se llaman Sal Rosa Himalaya.

Este tipo de sal es mucho mejor para ti que la sal de mesa procesada, yodada y blanqueada que normalmente utilizamos. En términos de dolor, se sabe que el magnesio y los minerales traza contenidos en la sal del Himalaya hacen maravillas con los músculos acalambrados. Cuando se disuelve en un medio líquido, la sal penetra en la piel para curar los músculos y los tejidos blandos, también fortalece los huesos dañados y el tejido conectivo que también puede contribuir al dolor

Cómo hacer y usar el remedio
El proceso es bastante simple, pero deberás preparar este remedio al menos dos días antes de usarlo. Los siguientes son los cinco pasos para hacer y aplicar el tratamiento.

20 cucharadas de aceite de oliva extra virgen, 5 gotas de aceite esencial de romero y 10 cucharadas de sal del Himalaya o Epsom.
Mezcla los ingredientes en un recipiente y séllalo.
Almacena la mezcla durante aproximadamente 48 horas antes del primer uso.
Aplica el aceite en las áreas dolorosas, masajeando suavemente sobre la piel.
Después de 20 minutos, limpia el aceite restante con un paño limpio y húmedo.

Y listo! Este remedio natural para el dolor es muy fácil de hacer y se puede almacenar por varios años. Solo asegúrate de descartar cualquier mezcla que haya cambiado de color o que haya tomado un mal olor. Algunas personas se dan cuenta de que se necesitan varias aplicaciones para obtener resultados, pero otras notan una mejora en solo unos minutos.

Úsala para reducir o eliminar tu dependencia a los medicamentos de venta libre, y le estarás haciendo un favor a tu cuerpo al reducir el riesgo de efectos secundarios peligrosos. ¡Esperamos que te sientas mejor pronto!

Cargando...
Cargando...

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...